Archivo de la categoría: 2017

No #importa

“No importa por cuánto hayas pasado, tu valía es la misma, porque tu valor es inherente, está en ti”

Tampoco importa si al levantarte y mientras buscas las zapatillas en la oscuridad de tu habitación encuentras solo una porque del otro par ya se encargó tu perra.

No importa si cuando llegas a la pata coja al baño y apoyas tu pie desnudo en el mármol despotricas sobre su frialdad y de los numerosos pelos que se han adherido a tu planta, que por cierto no es un ficus que haya que regar,

Pero lo que menos importa es que seas la única persona del planeta que no ha engordado estas navidades porque una gripe estacional te hiciera rilar. Eso no le importa a nadie, total si adelgazas con la gripe recuperarás con unas buenas fabes.

No importa si vives en un mundo que no entiendes,  prueba con otros si te sientes capaz, si la mayoría de las noticias que escuchas hablan de asesinatos, violencia de género, corrupción, intenta adaptarte, no hay solución. Por más que intentemos luchar contra ello nada va a cambiar.

Importa que tú, como persona única, diferente, con tus defectos y virtudes tengas una visión propia de la vida, que tú y a tu manera trates de cambiar ese pedacito de mundo en el que vives: comunidad, barrio, ciudad … empezando con pequeños actos,  si piensas a lo grande o sólo te indignas por lo que ves equivale a no hacer nada.

Qué importa!!

Anuncios

#Pequeña #hipocresía del #vulgo

Recuerdo de pequeña a mi profesora de párvulos Aurora,  que en numerosas ocasiones decía:

“No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace la derecha”.
 
Bonita frase que aunque considerada un refrán, en realidad está extraída del evangelio de San Mateo.
Buscamos el reconocimiento de manera excesiva, una cosa es que nos guste que consideren nuestra valía, simpatía, inteligencia, etc, (es base de una buena autoestima) y otra muy diferente buscarla en cada acto, discurso, post, etc  …  Si el reconocimiento que buscamos es exagerado como viene ocurriendo en las redes sociales, la cosa cambia, quizá esa autoestima esté algo tocada o carente de lo que se presume o de la imagen que a toda costa queramos dar. No sería hermoso aceptar que un día nos vemos maravillosos y otros nos sentimos menos afortunados? Me da en la nariz que gracias a las nuevas tecnologías,  pobre del que esté triste y lo demuestre. Por otro lado, no es agotador querer ofrecer siempre la misma representación que bajo mi punto de vista parece sacada de un libro de autoayuda?
Queremos tener éxito, sobresalir entre el resto y a la vez  somos el adalid de una educación que no consista en competir sino en compartir, que las buenas o malas calificaciones no deberían existir porque cada uno aprendemos diferente, ésto es lo que pedimos a nuestros hijos, a nuestros educadores y sin embargo nosotros adultos buscamos el éxito y el reconocimiento como si no hubiera o hubiese un mañana. No entiendo nada, … será la gripe!!

 

 

 

Lotería de Navidad !!

Os dejo la relación de premios que nos pueden tocar en la Lotería de Navidad, mucha suerte y a cruzar los dedillos, Felices Fiestas:

LOS PREMIOS DEL SORTEO DE NAVIDAD 2017

• 1º premio o el ‘Gordo’: 4.000.000 euros
• 2º premio: 1.250.000 euros
• 3º premio: 500.000 euros
• 4º premio: dos premios de 200.000 euros
• 5º premio: ocho premios de 60.000 euros
• Pedrea: 1.794 premios de 1.000 euros

• Números anterior y posterior al 1º premio: dos premios de 20.000 euros
• Números anterior y posterior al 2º premio: dos premios de 12.500 euros
• Números anterior y posterior al 3º premio: dos premios de 9.600 euros

• Centenas del 1º, 2º y 3º premio: 297 premios de 1.000 euros
• Centenas del 4º premio: 198 premios de 1.000 euros

• Con las dos últimas cifras del 1º, 2º y 3º premios: 297 premios de 1.000 euros

• Reintegro: 9.999 premios de 200 euros

(*) Hay que dividir entre diez para calcular el dinero que se lleva cada décimo en el caso de que el número sea premiado.

 

Censura !!

Facebook  continua anclada en el puritanismo de la sociedad americana, de la América profunda, de esas poblaciones que  vemos en los telefilmes de Antena 3, por poner un ejemplo,  que en su mayoría llevan implícito una moraleja de error, justicia,  intolerancia, pero ese será otro tema a tratar.

Parece que la red social sigue censurando lo que considera obsceno sin pararse a pensar que detrás de cada fotografía publicada hay una bella historia.

Juzgar vosotros mismos:

http://cadenaser.com/ser/2017/12/20/ciencia/1513764612_819534.html

Extraña Mutación

Querid@s lectores y otr@s,

Hoy desperté con una extraña sensación,  el alien que habita en las películas de Ridley Scott había poseído mi cuerpo. Jamás dejé que ente alguno poseyera lo que es mío. Pensaba que aún permanecía atrapada en el estado de vigilia.  Hinchada, redonda y alargada percibí un olor que me pareció avinagrado aunque no desagradable. Me levanté, fui rodando al baño y al mirarme en el espejo descubrí la cruda realidad. Ese cuerpo mío, blanco y delgado  había mutado en una berenjena, con su rabito en la coronilla y su color violáceo. – Dios!! no podía haberse transformado en una fruta?… pensé.

Emití un alarido propio de las películas de Hitchcok que escucharon en cien kilómetros a la redonda. – No puede ser, no puede ser.-  Sí lo era y no tenía más remedio que aceptarlo. Vivir con ello sería difícil, todos querrían cocinarme con cientos de recetas,  incluso yo, de natural superviviente,  estuve tentada de mordisquearme la barriga.

Fue entonces cuando miré por la ventana. Allí estaba él, subido en una escalera, atractivo, espigado, amarillo con numerosas pecas que me resultaban tan atractivas. Percibí un calor intenso que alcanzó la coronilla y pensé – Dios mío!! me he enamorado de un plátano canario, nooooooo –  Sí, la cruda realidad volvía a imponerse.

Desconocía como conquistar a un plátano, qué hacía, movía mi barriga como en la danza de los siete velos? Por fortuna para mí, comenzó el cortejo y así me dijo:

– Eres una berenjena nacida en Almagro, te están aliñando,  soy tu más rendido admirador.

No lo podía creer, se había fijado en mi, en una hortaliza de cuerpo regordete que aún no sabía ni como moverse.

– Lo siento, amigo, he de ir a trabajar.

– Esperaré con ansia tu regreso clavado en esta escalera, contando los minutos que nos separan de las cuatro.

– Puedes esperar sentado (que aunque berenjena no pierdo mi dignidad con tanta celeridad)

Le dejé aferrado a su peldaño, cubrí mi nueva identidad con un vestido apretado y me fui rodando a trabajar, que las cosas están muy mal y una no puede faltar.

Berenjena

Ginebra Seca (Para mi Tito Poli)

No es que empiece de buena mañana con una copita de ginebra, ni siquiera la tomaré a lo largo del día. Hablo de cualquier canción de los Burning que marcaron a tantos rockeros y a otros,  porque ayer viajando con el que ahora es mi marido, con ese pedazo de carne con pelo canoso que en otro tiempo se veía marrón, con ese ser con patillas que se niega por principios a entrar por el aro de una sociedad marcada por el borreguismo, con el que no quiere aparentar nada porque personalidad le sobra y le queda de maravilla, con su aire de rebeldía que permanece intacto sobre los patrones sociales más comunes, con el Tito Poli, vaya, escuchábamos con las orejas a los Burning, grupo español icono de la historia del rock,  recordando viejos tiempos, aquellos que no volverán.

Posdata: Que este texto no sea “óbice ni valladar” para sacar a la perra como es su costumbre 🙂

Va por usted, melómano impenitente!!!

 

Cáspitas!! (Para Nando)

Hablando con mi amigo Nando por guasap,  comentaba la tristeza, entre comillas,  de que expresiones tan entrañables como “cáspitas” “rayos y centellas” o “caracoles”,  que manifiestan un estado de extrañeza, admiración o sorpresa, hayan quedado prácticamente en desuso.

Hablábamos también de que nosotros,  entrados prácticamente en la década del cinco,  somos la última generación que ha jugado en la calle. Que no existían ni móviles ni internet y ni falta hacían. Que los miedos de nuestros padres no eran los de ahora. En aquellos años resultaba inverosímil pensar que nos podían raptar en la calle, o que algún depravado abusara de la chavalería. Nuestra mayor preocupación era jugar, hacer amig@s reales, llegar a casa a mesa puesta, estudiar y volver a la calle que se nos antojaba lúdica. Tampoco el número de automóviles, dicho sea de paso era el mismo.

La vida para nuestros pequeños ha cambiado y mucho. Nacen con un móvil debajo del brazo y en el otro les viene de serie el ordenador. Crecen con ellos,  media vida virtual y la otra media “real”. Apenas pisan la calle y si lo hacen es para acudir al colegio o jugar y pasear con sus padres y algunos amiguillos “concertados” de antemano por los mismos pap@s, en las edades tempranas.

Si hecho la vista atrás, la calle era en muchas ocasiones nuestro refugio, el lugar donde se elaboraban los planes más siniestros o los más placenteros y divertidos.

Ay Nando, cómo ha cambiado todo … no sé si sabrás que ahora los donuts están carísimos , eso sí los polvorones como siempre, en spray. Se nos ha echado encima la modernidad.

calle