#Maravillosa #sencillez

Cosas bonitas las hay a puñaos, palabras que atraviesan tu alma, que encienden cualquier corazoncillo. Ayer tarde, una pequeñuela con una alegría desbordante con la que jugaba, hablaba o reía, no siempre en ese orden, me hizo cerrar los ojos para decirme con esa capacidad de sorpresa que tienen los niños: – “te pintas los ojos!” – sí, más cuando estoy feliz. Su respuesta me dejó una sonrisa y unas ganas irresistibles de comérmela a besos: “claro, porque he aparecido en tu vida”. Esa espontaneidad, la naturalidad, la falta de prejuicios, de orgullo, es lo que roza mi alma. Los críos, esos enanos de energía desbordante pueden enseñarnos tanto como el mejor libro de filosofía. Lástima que en ocasiones no lo percibamos. No olvidemos que niños somos todos. De vez en cuando no está de más recordarlo.
Me voy a jugar pero antes … un nuevo atardecer 🙂

Atardecer google

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s