#Coches robados

Robar un coche es tarea fácil para los que acostumbran a apropiarse de lo ajeno pero las consecuencias para el propietario, además del robo en sí, son un enorme trastorno.
Recuerdo hace ya muchos años, cuando los teléfonos tenían aquella rueda con sus numeritos y en ocasiones utilizábamos unos papeles manuscritos llamados cartas, desapareció mi Opel Corsa rojo de muy segunda mano. Por aquel entonces vivía en San Blas, en aquellos años, uno de los barrios más conflictivos de Madrid, la droga y un poblado repleto de “camellos” y otros, cuyo asentamiento se encontraba al final de la Avenida de Guadalajara, lo convirtieron en un barrio problemático.
A primera hora de la mañana, ni siquiera recuerdo si había amanecido, llamó la policía para indicarme, que si era la dueña de aquel Corsa, acudiera con inmediatez al poblado donde lo habían abandonado. Anonadada pensé: “hay que ser cutre para robarme aquella tartana”. Seguí dilucidando y llegué a la conclusión de que el colega que hurtaba los radio cassetes no había sido, me avisaba si dejaba a la vista el aparato o la llave en el contacto, protegía mi coche de otros ladrones como si fuera suyo. Hay muchas maneras de demostrar el cariño!!
Reaccioné, daba igual quien lo hubiera afanado. Contacté con mi vecina y amiga Mónica, y junto a su hermano fuimos en busca de la policía que nos llevaría hasta el lugar de los hechos.
Durante el trayecto, corto pero intenso, entre risas y preocupación nos preguntábamos cómo entraríamos al poblado sin sufrir un altercado. Era lógico pensar que los municipales nos acompañarían protegiéndonos de los malos, craso error, nos dejaron a nuestra suerte no sin antes explicarnos como realizar un bonito puente y proceder al arranque del automóvil, el contacto había quedado obsoleto. Sin dar crédito e imaginándonos qué podríamos encontrar, llegamos.
Mi Corsa rojo desteñido por el sol estaba repleto de plumas, lo utilizaron para transportar gallinas, la documentación intacta.
Montamos en él, arrancamos de aquella manera y entre risas, no existe mejor manera de tomarse los problemas, volvimos a casa.

oPEL cORSA

No dejéis de leer la carta que escribe el propietario de un coche a su particular ladrón:

https://www.elperiodico.com/es/cartas/lectores/carta-ladron-coches/18882.shtml

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s