#Teletransportación

Procedo a la teletransportación desde casa hacia mi puesto de trabajo. Echo detergente en la cubeta nº1, este viaje quiero que salga bien, he leído las instrucciones con detalle. Abro la tapa de la lavadora, introduzco mi cuerpo y le propino un manotazo al botón de encendido momentos antes de encajar la puerta. El viaje ha transcurrido sin graves incidencias durante 45 minutos. Mi confundido cerebro ha resultado desplazado de su eje. Celebro que ya he llegado, no descorcho champán, estoy llena de espuma, ha vuelto a fallar el aclarado. Me encuentro mareada, enjabonada y la ropa, desteñida.
Salgo de la lavadora con cuerpo de circense y un cierto sabor a jabón de Marsella, es aroma francés, no me preocupo.
Observo la estancia con los ojos pegados a la nuca. Calculo las coordenadas imprescindibles para saber donde me hallo: Latitud: 40.3001700, Longitud: -4.1216204. Veo a mi perra … patidifusa, expectante, con un interrogante en la cabeza. Estoy en mi cocina. Está máquina endemoniada ha vuelto a fallar.
Nunca más.

lavadora 2

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s