En un #universo paralelo – #cuento

La teoría de los multiversos, de la existencia de un número enorme de universos paralelos,es difícil de asimilar por la complejidad de la tesis. Os puedo asegurar que es real. Esto implica que lo que no ocurre en nuestro mundo sucede en otra realidad alternativa.
Esta mañana cuando me levanté adormilada, intentando recordar los sueños vividos durante la noche, eché una mirada al espejo. La imagen proyectada no era la mía. Esos pelos de espantapájaros, los ojos achinados, las líneas en mi rostro marcadas como un tatuaje que la almohada trazó por las consultas realizadas, una serie de rarezas que como digo no eran mías.
Observé una pequeña palanca en el marco del espejo, jamás había reparado en ella y pensé, por qué no, me sobra tiempo para arreglar lo que la noche afeó y aún puedo desayunar tranquila.
Agarré la palanca y con las pocas fuerzas de las que disponía tiré hacia abajo con expectación. El espejo en un giro de 180 grados me trasladó a otro mundo, a un tiempo pasado que creía aletargado.
El cabello largo, la piel tersa y los ojos achinados, parece que estos últimos venían de fábrica. Tenía 25 años y una vida por disfrutar. Mis padres aún vivían, me emocioné al verlos mientras tocaban sus coronillas incapaces de averiguar qué me pasaba. Permanecían en la misma casa pero no era igual, más grande, con cuatro habitaciones que facilitaban la intimidad. Pero yo quería estar con ellos, decirles aquellas palabras que quedaron en el limbo de las letras, abrazarles con ternura, explicarles que la vida sin ellos había sido más dura, diferente. Opté por el silencio, poco o nada podrían entender. Mi hermano, que en el universo “real” falleció a los 53 años intentaba leer sin éxito. Le miré con los ojos húmedos y esperé que la complicidad surgiera entre nosotros. Todo parecía igual, pero no lo era. Descubrí un gran número de espejos y supuse que tras ellos existirían otros universos paralelos. Salí en busca de mi hermana pero al atravesar la puerta que giró 180 grados me encontré de nuevo en casa, con el cabello alborotado, las líneas de mi cara marcadas y los ojos achinados.

29ESPIR04D005_MED

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s