Somos el sexo débil?

No sabía qué contar en nuestr@ blog sobre el día internacional de la mujer, he leído muchos artículos sobre la desigualdad, la falta de oportunidades, sobre si es o no un día para celebrar, para reivindicar. Se me ocurre una historia triste pero de gran esfuerzo personal, la de un grupo de mujeres que viven o vivieron en el barrio de San Blas, uno de los más desfavorecidos de Madrid. Podría ser cualquier otra zona de pocos recursos pero allí me críe y sus mujeres son y serán parte de mi vida siempre.

El caso es que hace unos días asistí al tanatorio tras la muerte de una vecina. Su madre rota de dolor, sin grandes dramas, saludaba a los que queríamos dar un último adiós. Contaba entre sollozos, todavía incrédula, lo mal que lo había pasado su hija y cómo la había cuidado hasta su último aliento de vida. Hace unos años murió su marido achacado por la misma enfermedad, cáncer,  satisfizo sus necesidades básicas y emocionales. Nunca dejó de ser ama de casa, madre, esposa, cuidadora, enfermera, vecina.

Continuó el desfile de mujeres, cada una con su historia personal de superación. La pelirroja perdió a su marido, de nuevo el cáncer tocó cerca. Se llevó todos los cuidados y el amor que le profesó, sin dejar de trabajar que aunque jubilados ambos, la pensión no les llegaba a fin de mes.

Dos hermanas con lengua de trapo y tras abrazar a familiares afectados y vecinos, contaban sobre sus dolencias, una de ellas con varios derrames cerebrales y dos infartos continúa trabajando, levantándose cada día a las cuatro de la mañana.  Cuando regresa a casa no descansa, prepara la cena para su gente, duerme y vuelta a empezar.

Llegó la más veterana. Trabajó durante su vida en todo lo que pudo, cinco hijos son muchas bocas que alimentar. Sufrió un cáncer de estómago del que afortunadamente se recuperó. Cuidó a su marido fallecido años atrás por la misma larga enfermedad y ahora además de cuidar de sí misma, ya tiene una edad, permanece angustiada que no parada,  porque quizá la muerte se lleve a uno de sus hijos.

Estas mujeres, maravillosas y muchas más, siguen batalleando por sobrevivir, siempre atentas, solidarias con el dolor de las demás y aguantando el propio, recordando a cada instante que hay que vivir,  que la red tejida por estas mujeres debe continuar.

Somos el sexo débil?

cinesdebarrio

Imagen del Cine San Blas, cuando lo era!!

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s