Adiós mi chaparrito!

Durante mi primera parada en la gasolinera de un pueblo cualquiera,  cuando las puertas automáticas del establecimiento se abren a mi paso y mi cuerpecillo de 1,71 cm. corre en busca de calor y tabaco, un señor de 1,50,  mayor, regordete, uniformado de policía municipal sale a la par que yo entro y siempre me pregunto: Estamos de carnaval o realmente es un municipal? Es entonces cuando busco la cámara oculta y sonrío, vaya a ser que salga en la tele con cara de paisaje abstracto, que una es muy coqueta y pizpireta. En ocasiones le veo comprando la prensa diaria y algún “Hola” se desliza entre sus cortos dedos. Con gesto romo agarra sus periódicos y aquel cuerpecillo pequeño sale por la misma puerta por la que yo entré. Adiós mi chaparrito, le susurro en un idioma incomprensible, nos volveremos a ver.

poli

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s