La Patata

La primera vez que entré en una sala de cine tendría cinco años. Con los ojos como platos y un entusiasmo exaltado, clavé mi culo en la silla del cine “La Patata” a la espera de lo que se vaticinaba maravilloso. Mi hermana y una prole de amigos me acompañaban en esta aventura y así cuando la oscuridad se hizo dueña de la sala sellamos nuestros labios, esperando con la emoción contenida al protagonista de la tarde. El gorila estaba allí, con sus manos grandes y peludas.
El cine “La Patata” vivía entonces su mejor momento, su bajo precio y la ubicación en una fría estancia de una iglesia de barrio nos inició en nuestro particular mundo de ficción.
King Kong permanecía en la pantalla embelesándonos con su presencia: Por qué aquel tipo era tan grande y por qué nos deleitaba tanto?
“La Patata” se convirtió en lo mejor de la semana y con los años en uno de los recuerdos más hermosos que guardo de mi infancia.

Podemos observar en la photito, evidentemente no es mía, a King kong en el Empire State. Espero que os guste!!

King-Kong-en-el-Empire-State

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s