Cementerio Sur – Carabanchel

Llevaba tiempo sin venir a casa, no la echábamos de menos, ni siquiera sabíamos que deseara volver. Una mañana de otoño dejamos la puerta abierta y allí se instaló. Se enamoró de ella como lo hacen los críos jurando arrastrarla a aquel lugar donde se rinden los sueños. La muerte se la llevó despacito susurrando melosa, bellas historias de amor.

DSC_1394

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s